sábado, 20 de abril de 2013

El plato




   ¿Alguna vez has roto a alguien? ¿De verdad que no? Pues qué suerte. Cuando estoy enfadado, molesto, triste, etc; ¿quién lo paga? La gente que me importa.
  Yo no suelo perder el control; si de algo puedo jactarme es de eso, pero me disgusta pagarlo con los demás, y eso nos lleva a que...
   Me doy cuenta de que todos los grandes errores o problemas que puedo recordar de mi vida fueron causados por algo que yo hice, pensé, sentí, dije, o dejé de hacer, pensar, decir o sentir. Así que, en resumen, todo esto, mi situación actual, pasada y futura, tanto lo bueno como lo malo, es culpa mía. Yo sentí algo que no debería haber sentido, no fui bastante rápido, me confundí, dije algo que cambió mi relación con esta o aquella persona, estuve ciego, hice daño a alguien. Todo, sin excepción, es culpa de un señor. No es como si fuera el artífice de todo lo que ocurre en mi vida. Simplemente me he dado cuenta de que lo que hacemos suele tener repercusiones a largo plazo.
   Así, debemos pensar: "Si me he metido yo en ésta, ¿no tendré que ingeniármelas yo para salir?". La vida y su látigo nos van enseñando poco a poco que no uno no puede esperar que alguien venga a salvarlo; al final está solo en el camino contra lo que haya de venir. No importa que se haga daño o se caiga, tiene que seguir. No hay, literalmente, otra opción. El que se queda atrás, se queda atrás. Y si tienes la suerte de que alguien te apoye, pues eso que te llevas.

Aquí me quedo, pues. ¡Hasta otra!
   Adiós, mi lector imaginario, adiós....

[Esta entrada; su imagen, no está tan aprovechada como podría, es muy mejorable, porque está escrita sobre la marcha. Pendiente de cambios, pues.]

miércoles, 17 de abril de 2013

El hogar.

   ¡Hola! Buenas tardes, noches, días, o la hora que quiera que sea ahora para ti. Para mí es buenas tardes. Esta entrada va a ser algo ínfimo, pero, al menos para mí, está cargada de valor. Empieza así:

"Home. Home again. I like to be here when I can."
"Home is where the heart is."
   En fin, la segunda frase no sé de quién es, y no sé a qué se refería Pink Floyd con la primera, pero si algo tengo claro es esto: Home se traduce como hogar, y no como casa. ¿Qué por qué puntualizo esto? Es bien sencillo; mi hogar no es mi casa. O mejor dicho, mi casa no es mi único hogar. Mi casa es un sitio donde ceno, duermo, leo, pierdo el tiempo, acumulo cosas, tengo la mayor parte de mis pertenencias... Pero eso no es mi hogar. Mi hogar es el Junior, el Puesto de Vigía, quizá mi clase, es posible que la casa de mis abuelos... Cuando yo me siento solo, o necesito refugio, mi casa no es el primer sitio que pienso. Me atrevería a decir que soy un alma libre, y generalmente, estoy más a gusto solo, por tanto si realmente quiero estar al lado de alguien, es porque ese alguien es muy importante para mí. Además, en casa no me siento seguro, prefiero sentarme a ver pasar la gente desde el Puesto con las piernas colgando del borde que recibir reprimendas. Es lógico, eso no hay nadie a quien le guste, pero, sin ir más lejos, ayer, un compañero me dijo que más de una vez ha pensado en coger su guitarra, una mochila, e irse. Simplemente irse. Tengo medianamente claro que no voy a hacerlo, mis problemas en casa no son fuertes y demás argumentos lógicos. Sé que no haré ninguna estupidez, pero el caso es que se me quedó el gusanillo de la idea en la cabeza.
   Libertad... Bueno, aquí lo dejo por hoy, y es posible que en próximas instancias cambie algo de esto, o añada. Quién sabe.
     Un abrazo, mi solitari@, o debería decir imaginari@ lector@.

miércoles, 3 de abril de 2013

Sobre qué escribiré hoy...

   ¡Hey! Hola, compañer@, estoy de vuelta, tristemente de vuelta. Digo tristemente porque parece que los acontecimientos no juegan a mi favor, y no solo no me quedan ases en la manga, sino que creo que nunca ha habido tales ases. Es que mi vida se va a pique, y parece que no puedo cambiarlo.
   Por si fuera poco, esta era una entrada de un tema interesante, pero me ha parecido que lo que había escrito era, ¿cómo decirlo? Ah, sí, una basura. En lugar de eso, he decidido que de ahora en adelante voy a escribir pequeñas reflexiones random, y quería empezar por compartir esto con vosotros:
 
   Bueno, el trasfondo está claro, ¿no? Pienso que la gran parte de las veces el miedo nos frena para hacer cosas que en realidad son las que queremos. Aunque yo lo miro por otro lado, es decir, a veces, el miedo nos empuja a actuar, porque: "La espontaneidad y la velocidad de actuación son la mejor respuesta contra una situación... Peligrosa."
   Así, mucha gente, qué digo mucha gente, la gran mayoría de la gente tiene una infinidad de sueños por cumplir. Esos sueños, y cuando lo digo lo siento por ellos, jamás en la vida se van a cumplir. Salvo que aparezca lo que esperamos: "Waiting for someone or something to show you the way..."
Y ahora, cómo no, te toca a ti: ¿eres tú una de esas personas que dejan de hacer cosas que quieren por miedo? ¡Respondedme que no me sienta solo! Si lo eres, solo piensa una cosa, y esta frase sí que es mía: "¿Qué habría pasado si hubieras...?" Lo importante no es si sale bien o sale mal, si lo haces antes o después, inténtalo, pon todas tus fuerzas en ello, lucha por lo que quieres. A veces hasta a mí, mejor dicho, yo el primero, me gustaría tener una brújula como la de Jack Sparrow, que señala aquello que más quiero. ¿Seguirías tú esa dirección de la mágica brújula?

   Ah, y quería yo adelantaros que voy a escribir una historia, pero no va ser una historia normal, odio ser como los demás. Pronto descubriréis ambas cosas.
Próximamente...